Rock and Joy: tu podcast de escalada

6
Sep

#36 7 ideas para romper con el estancamiento

September 6, 2019

7 ideas para romper con el estancamiento

 

En el episodio de hoy vengo a hablar de hecho de otras ideas y formas de salir de un plateau, de eliminar ese bloqueo que no te está permitiendo alcanzar tus objetivos.

Es posible que realmente te falte fuerza o resistencia para encadenar tu proyecto, pero lo más probable es que ya la tengas, pero haya algún factor, alguna debilidad digamos, que te esté impidiendo progresar y de la que no seas consciente. 

Por eso mi primera idea es buscar cuales son tus debilidades y atajarlas deliberadamente. Esto puede sonar muy bonito y fácil, pero no es nada más lejano a la realidad. Sí de verdad un factor te está limitando, será porque llevas mucho tiempo sin trabajarlo, ya sea porque no lo sabes, o porque te da miedo enfrentarte a él. Para poder obtener un análisis objetivo de por qué no mejoras, es increíblemente valiosa la opinión y consejos de escaladores con mucha experiencia, y si no tienes una relación estrecha con ellos mejor. Puede ser un entrenador o coach, o un conocido, tu mentor, o un lolo que veas que está dispuesto a echarte una mano, pero sería raro que tu compañero de cordada pueda identificar una falta grande, porque de no haberlo hecho ya, es muy probable que también la comparta, y la reforcéis con vuestros hábitos a la hora de escalar.

 

Por ejemplo, si lo que te está limitando es el miedo a volar y escalas siempre con un grupo de amigos en el que la costumbre es ir siempre de segundo cuando se escala duro, y solo escalar de primero cuando estás muy muy segura y conoces la vía… Te va a ser muy difícil darte cuenta de que tienes un problema, porque para ti será lo más normal del mundo escalar así.

 

O si tienes dificultad en los pasos explosivos de desplome, pero siempre que sales a escalar vas a la misma escuela en la que solo escalas placa, y tu proyecto te tumba en un bloque un poco desplomado… Va a ser difícil que mejores en ese aspecto sin escalar en otros ángulos, otras escuelas o incluso hacer bloque. Y claro, para ti lo normal es ir a esa escuela porque es donde puedes escalar normalmente y no te das cuenta de que en realidad, no solo no puedes aprender más allí, sino que seguir yendo te está haciendo empeorar como escalador.

 

Por eso mi segunda idea es que busques la variedad, variedad en estilos, en ángulos, en longitud, en tipo de roca, y en compañeros de cordada. Si de verdad haces una apuesta por ampliar tu experiencia en estos aspectos, va a resultarte fácil identificar aquellos aspectos que se te den peor, y vas a poder imitar las técnicas, tácticas y entrenamientos de los escaladores que dominan en cada estilo.

 

La tercera idea que te traigo es que una vez que identifiques aspectos a mejorar, los ataques deliberadamente pero sin presión ni expectativas. Si quieres mejorar tu técnica de pies y estás escalando placas de adherencia, olvídate del grado que haces en desplomacos de resistencia. Escala por disfrutar, recuerda por qué vas a la roca, haz 15 vías en una sesión, prueba movimientos distintos y de verdad disfruta con el aprendizaje, es la mejor receta para absorber nuevos conocimientos, ya te podrás poner presión de nuevo cuando vuelvas a tu proyecto con la mente despejada.

 

La cuarta idea, y esta viene al pelo cuando identificas que tu límite o bloqueo es mental, cuando la ansiedad por mejorar y encadenar arruina tu experiencia, es generar confianza en ti mismo. Para esto quieres escalar bien, con buenas sensaciones de forma consistente, crear un montón de experiencias positivas. Y qué mejor forma que bajando un poco el grado y disfrutando de vías increíbles que probablemente ni habías mirado. Piensa en tu confianza como en una cuenta bancaria en la que vas haciendo ingresos y pagando facturas. Mentalmente, cada vez que tengas buenas sensaciones en una vía, que estés contento y disfrutando, aunque te caigas, estás haciendo ingresos en tu confianza. Sin embargo, cada vez que te frustras con tu rendimiento, que te arrastras por una vía aunque ese día no estés para hacerla vas pagando recibos, vas sacando dinero de tu cuenta de la confianza.

Suena bastante tonto, pero la idea funciona y es bien sencilla, vas a escalar mejor cuanto mejor sea tu estado mental, cuando más convencido estés de que vas a poder hacerlo, en definitiva cuanta más confianza tengas en tu escalada, y no hay mejor forma de mejorar tu confianza que escalando bien, teniendo buenas experiencias disfrutando de la roca.

Una posible causa de tu atasco es que te hayas focalizado tanto en tu objetivo que hayas perdido la motivación por escalar otras cosas, y al no llegar a hacerlo estás frustrada y atascada. Este es uno de los peligros que tienen los grandes proyectos, las grandes metas, que pueden llevarte un poco a obsesionarte con ellos.

 

Si te das cuenta de que esto te puede pasar, mi quinta idea es que busques renovar tu motivación yendo a sitios distintos que te estimulen, haciendo algún viaje de escalada, buscando nuevos compañeros de cordada… Recuerda por qué empezaste a escalar, y busca escenarios en los que te sientas de nuevo explorando algo desconocido, quizás ese soplo de aire fresco es el empujón que te hace falta para volver a tu objetivo con una perspectiva distinta y encontrar la solución al puzle.

 

Algo que puede pasar también es que te falte alguna habilidad en concreto que no has identificado. Por eso mi sexta idea es cambiar por un tiempo radicalmente el estilo en el que escalas. Vete a hacer bloque durante un mes o si eso es lo que haces, prueba las vías, las tapias, haz escalada clásica. Son formas geniales de complementar tu técnica y habilidades físicas y mentales.

 

También es importante entender que la curva de aprendizaje no es lineal, con esto quiero decir que en el proceso de mejora hay veces en las que se avanza muy rápido, y otras en las que se avanza más lento, o parece que incluso se retrocede… esto es normal, forma parte de cómo funciona nuestro cerebro y nuestro cuerpo. Normalmente cuando aprendes algo nuevo, una habilidad, una técnica, un nuevo entrenamiento te adaptas rápido en un primer momento, y pasada esta fase super motivante toca el duro trabajo de poner esfuerzo y pasión para seguir avanzando a un ritmo mucho más lento, hasta que a veces haces un pequeño descubrimiento que desencadena una racha de mejora tremenda, pero realmente es todo el esfuerzo que has puesto durante la dura cuesta lo que te ha llevado ahí.

Quizás este conocimiento te puede ayudar a identificar en que fase te encuentras y a entender porqué estás avanzando más rápido o más despacio.

Mi última idea viene a enlazar con esto y con la primera. Si para cada habilidad o técnica estás en un punto distinto de tu curva de aprendizaje, será mucho más eficiente invertir en aquellas habilidades que estén poco desarrolladas, que estén aún en la fase en la que un poco esfuerzo te va a dar grandes recompensas. Por ejemplo, si estás atascado con la multipresa y no consigues mejoras en tu fuerza de dedos; probablemente sea más inteligente invertir por una temporada tu energía en quizás bloques de romos que no se te dan tan bien, y mejorar a tope en estos, luego pasar a focalizarte en tu técnica de pies o en tu habilidad para reposar con rodillas… 

Tus habilidades, como tú, van cambiando con el tiempo y el esfuerzo, así que con el trabajo las que ahora llamas debilidades dejarán de serlo, sin embargo otras apareceran, o se quedarán atrás.

Lo importante es estar siempre alerta, siempre vigilante a qué debes mejorar, a qué poner tu atención y tu energía. No digo que lo que estés haciendo no sirva… Pero si eres como yo, si no tienes tooodo el tiempo del mundo para escalar y entrenar, y tienes un trabajo, unos estudios, familia, pareja… Entonces plantearte entrenar y mejorar de forma eficiente te puede llevar a mejoras que ni imaginas. 

Tal y como es la escalada con cuerda, que no se trata sólo de fuerza y hay que ser eficiente para poder encadenar; con tu entrenamiento, tu planificación y tu mejora hay que ser eficiente. Pero sobre todo hay que disfrutar de este camino rocoso en el que te has adentrado, ya que si hay algo más triste que encontrarte estancado y frustrado porque no consigues progresar, es alcanzar tus objetivos y escalar como un titán pero no disfrutarlo porque has olvidado por qué  escalas.

 

Con esta reflexión cierro el episodio de hoy. Pero antes te quiero recordar que si te interesa cómo romper con tus barreras mentales e instalarte un chip que te va a hacer disfrutar el triple de la roca, encadenes o no, apúntate a mi formación del Miercoles 11. Entra en rockandjoy.com/masterclass (con dos eses) y regístrate. Es gratis y es una pasada. Te espero allí!

Si te ha gustado por favor suscríbete, me puedes encontrar en Ivoox, Itunes, Spotify y en Youtube y por supuesto en rockandjoy.com, comparte y deja un comentario, estaré encantado de responderte.

 

El mundo es tu rocódromo, sal ahí fuera y disfrútalo!