Rock and Joy: tu podcast de escalada

23
Aug

#34 Miedo a volar (III) Activación vs Rendimiento

August 23, 2019

Miedo y disfrute

¿Se puede disfrutar mientras se tiene miedo? Si no fuera así las películas de terror no tendrían sentido… Pero, si el miedo supera cierto umbral, si en vez de una película de terror te encuentras 2 metros por encima de la última cinta, sin saber cómo seguir, sin fuerzas para destrepar, con los brazos rígidos y las piernas temblando, y pensando en si tu asegurador va a hacer un buen trabajo…

Entonces estoy seguro de que el disfrute se ha despejado de la ecuación.

 

El miedo puede mejorar tu rendimiento

Hoy quiero hablarte de cómo el miedo, el estrés, a niveles adecuados puede servirte para mejorar tu rendimiento y disfrutar y sin embargo si te pasas tendrán el efecto contrario.

 

A niveles suaves o moderados, la respuesta fisiológica al estrés y al miedo te ayuda a focalizar, a incrementar tu atención, tu memoria a corto plazo e incrementa tu capacidad de análisis y resolución de problemas. Vamos que el cóctel de hormonas que se libera en tu sangre te dopa para que tengas un mejor rendimiento en la roca. Seguro que has tenido alguna experiencia en la que tenías miedo ante una caída, y no sabes de dónde sacaste la concentración y el arrojo para hacer la secuencia, grapar, y llegaste a la cadena… y todo parecía fluir hacia tu objetivo. No hablo de que no tuvieras ansiedad, simplemente no te dejaste consumir por ella.

 

Pero seguro que recuerdas también alguna otra vez, cuando el miedo era tan intenso que solo eras capaz de ver la cinta ahí abajo, y tus brazos hinchados… No podías ver ni el canto que tenías a 20 cm, tu técnica se había ido al garete, incluso aguantabas la respiración.... Y sin darte cuenta ya estabas gritando y cayendo, ya estabas colgado de la cuerda sin saber qué había pasado.

 

Uno de los principales efectos del miedo con intensidad es la visión de túnel, en vez de mejorar tu atención y capacidad de análisis, el miedo te hace focalizarte sólo en el aspecto que te da miedo, dejando de ver, oír y sentir cualquier otra cosa, olvidándote incluso de respirar.

¿Es así?

Estoy seguro de que alguna vez te ha pasado, como a mi, en realidad como a todos. Ya te conté en el episodio 3 que el miedo a las alturas, a volar, es universal y está en ti para protegerte, por cierto si aún no lo has escuchado te recomiendo que vuelvas a él para poder entender este de una forma más completa.

 

Respuesta evolutiva a la intensidad del miedo

Pues en este caso, estas respuestas inconscientes que tienes frente al miedo también tienen una explicación evolutiva.

 

La respuesta al miedo de una forma leve se da cuando te enfrentas a una amenaza que no conoces, difusa. Imagínate a un hombrecillo hace 70000 años yendo a su cueva a asar la caza, anocheciendo en un bosque, con los conejos a la espalda. El miedo a que un depredador pueda estar escondido le hace estar alerta, despierta sus sentidos, y le hace poder analizar la situación de una forma óptima. El miedo, la activación le están protegiendo. Sin embargo si de verdad encuentra a una amenaza, un oso viene a por él. Entonces el miedo se dispara y la visión de túnel le permitirá poner atención sólo en unas pocas cosas, el bicho y la huida… Ya no hay más, no importa que se haga daño, no lo va a notar, no importa otra cosa, el cóctel bioquímico que se ha liberado en su sangre está perfectamente diseñado para hacerle salir de ahí con vida.

 

Volviendo de nuevo al presente, a la roca. Está claro que la visión de túnel no te interesa para escalar, pero… ¿y si pudieras usar al miedo de forma moderada para tu favor? ¿Y si pudieras “doparte” de forma natural para mejorar tu atención, concentración y capacidad de resolución de secuencias cuando lo necesites?

 

Rendimiento vs Activación

Los efectos del miedo y estrés frente al rendimiento han sido ampliamente estudiados en psicología, y se han descrito en la llamada curva activación/rendimiento.

Si colocas la activación desde el aburrimiento al terror en el eje horizontal y el rendimiento en el vertical, la curva tiene una forma de U invertida. 

Esto viene a describir y ampliar lo que he contado antes, frente a una situación de aburrimiento y desinterés, por ejemplo, una vía que no te motiva, estando cansado, tu rendimiento será muy bajo. Si vas avanzando en interés, en motivación y en estrés, llegarás al punto óptimo de rendimiento, sin embargo si te pasas de estrés y miedo te bloquearás, entrarás en visión de túnel y activarás la respuesta huida o lucha.

 

Sin entrar en más tecnicismos, lo que quiero que te quede claro es que no hay que tenerle miedo a un poco de miedo, valga la redundancia. El miedo a volar es algo natural, y siempre que sepas mantenerlo dentro de niveles razonables no te va a perjudicar, sino todo lo contrario, te va a dar “alas” para encadenar tu proyecto.

 

La curva es distinta para cada situación

Lo primero es saber que en la escalada tenemos mil retos y situaciones distintas, y cada una requerirá de un nivel de activación óptimo. No es lo mismo una vía explosiva de 4 chapas, en la que necesitas estar a tope, muy muy activado, para poder darlo todo en un periodo de tiempo corto, que una placa de adherencia en la pedriza, en la que si tu corazón late muy fuerte te puedes desequilibrar y caerte en un aleje de 4 metros. Estoy exagerando claro, pero quiero dejarte claro que hay situaciones en las que es mejor tener un nivel de activación bajo y otras en las que quieres realmente estar dando saltos.

Incluso, dentro de la misma vía, habrá secciones en las que necesites una activación alta y otras en las que requieras mucha más frialdad. Saber identificar esto te da una distinción potentísima a la hora de planear tu táctica para atacar a la vía en cuestión.

 

Cómo modular tu estado para adecuarlo al problema que tienes delante

El estado mental, las emociones que sientes, la activación, aburrimiento etc. son función directa de tres factores que puedes controlar.

 

El primero es tu fisiología, tu cuerpo, tu postura… Simplemente moviendote, dando una carrera, unos cuantos saltos a pie de vía, adoptando una postura de confianza y seguridad… vas a conseguir activarte y cambiar tu estado mental hacia uno más energético y positivo.

 

El segundo factor es el foco. Siempre va a haber un montón de cosas, estímulos, e información pasando a tu alrededor, pero solo tú decides en que poner tu atención. Puedes focalizarte en las veces que has escalado como un titán, con confianza y encadenado, puedes visualizarte escalando de forma perfecta y celebrando el encadene con los amigos. Puedes focalizarte en el buen rollo que tienes con tus amigos y en los ánimos… O puedes empezar a pensar en porqué te vas a caer, en que vas a tener miedo, en que es muy difícil para ti, en qué no has descansado… Tú decides, y en esa decisión va un tercio del estado en el que te enfrentas a tu vía, del disfrute que puedes o no tener.

 

Y el último factor es el lenguaje. El sentido de las palabras, las que tienes en tu voz interna y las que oyes a tu alrededor. Estoy seguro de que has experimentado el subidón que te da escuchar ánimos cuando estás flaqueando, o el bajón que te da escuchar a alguien quejarse constantemente. De nuevo tú decides lo que te dices, y también con quien vas a escalar.

 

Utilizando estos tres con sentido puedes llegar a modular tu estado como un maestro, y ponerte en el óptimo de rendimiento antes incluso de haber empezado. No sé que piensas, pero nunca has vivido que hay veces que antes de empezar estabas convencido de que ibas a subir y todo ha fluido? Y otras ibas con miedo, con dudas, convencido de que estabas cansado y te has caído 10 veces… Este es el poder de tu mente, todo lo transforma y lo modula, pero bueno, no quiero ponerme metafísico.

 

Cómo modular tu estado mientras escalas

Puede que ahora estés pensando, vale y qué pasa si entro en un estado óptimo, pero después de 2 minutos en la vía tengo el corazón a 2000 ppm, los brazos como berenjenas y visión de túnel. ¿Qué puedo hacer para modular mi estado?

 

Te cuento lo que hago yo. De nuevo utilizo los 3 aspectos.

 

Fisiología. Utilizo la respiración. Respiro de forma consciente durante la escalada para asegurarme de que no aguanto el aire en las secuencias duras. Cuando llego a un reposo me concentro en respirar de forma abdominal y sonreir… Pruébalo, parece una tontería, pero con ese cambio le estás diciendo a tu mente que se relaje, que todo va bien, y funciona!

 

Foco. afronto los tramos de la vía con una intención clara. Se a donde quiero llegar, a trozos, de reposo a reposo, de chapa a chapa. Poniendo una intención clara, un foco, le estás diciendo a tu mente a donde quieres llegar, y ella se encarga de encontrar una solución. Sin embargo si te focalizas en que te vas a caer, tu mente se encarga de encontrar un motivo por el que caerse, y pasa.

 

Lenguaje. Me aseguro de conscientemente hablarme en positivo, aunque haya una voz crítica que esté deseando salir. Si no la consigues hacer callar, no le des espacio, repite algo positivo como un mantra, tu puedes tu puedes tu puedes, venga un paso más, un paso más.

Si te ha gustado por favor suscríbete, me puedes encontrar en Ivoox, Itunes, Spotify y en Youtube y por supuesto en rockandjoy.com, comparte y deja un comentario, estaré encantado de responderte.

 

El mundo es tu rocódromo, sal ahí fuera y disfrútalo!